Llegamos casi sin querer al Parque Nacional "El Leoncito".


El viaje surgió de imprevisto, lo preparamos en tres días y para Uspallata nos fuimos. 
Conocer "El Leoncito" era un anhelo que tenía pero sin mayores expectativas por el momento, "fue casi sin querer queriendo" como decía el Chavo del 8.

Nos alojamos en las afueras Uspallata, en Valle de Cielo , espero hacer la reseña del lugar que es bellísimo. Nuestra 
"auto-excursión" era desde Uspallata hacia Barreal, 115 km en total, los primeros 45 km de ripio, bueno aunque serruchado, luego asfalto impecable hasta la rotonda de ingreso al Parque Nacional, ripio nuevamente en muy buen estado.




Entramos como quien no quiere al Parque Nacional, llegamos a la oficina de Parques, nos guiaron para hacer una caminata corta, ya que queríamos seguir recorriendo.

Fue una atractiva caminata hasta la cascada "El Rincón" realmente fue un muy lindo recorrido, cortito pero muy lindo, ver agua entre tanta aridez y calor fue recreación para nuestros sentidos.


Las pocas referencias que tenía del lugar eran de un programa de TV, que conducía Mario Markic: "En el camino". Busqué la info y es de 2010 el capítulo. Aún lo recuerdo como un lugar muy lejano e inaccesible pero no por eso menos hermoso. No estaba tan errada, 9 años después y con mejores rutas, debo decir que queda en la nada misma.


La idea era hacer la visita guiada  diurna al Observatorio Astronómico CESCO, "Cacho" el investigador de turno nos recomendó entusiastamente que hiciéramos la visitar nocturna, que es más práctica, ya que esa iba a ser una noche sin luna (por lo tanto la visión iba a ser muy buena), fue en vísperas del 1º de mayo, nunca pensé que había tanta gente haciendo turismo entre semana. 
Llegamos puntual, a las 21hs estábamos ahí, no les puedo explicar el frío que hacía...Era una noche serena, sin viento y fría, como suelen serlo en la montaña. Llevaba puesta la campera técnica y ropa adecuada, menos el pantalón y el frío calaba los huesos, literal.


 


No tengo fotos de esa noche, porque ni mi cámara ni mi celu sacan buenas fotos nocturnas. Dicen que los recuerdos quedan grabados en la retina y realmente lo creo así, es una experiencia única, los sentidos a flor de piel. Se pueden ver varias constelaciones, estrellas, parte de la Vía Láctea. Esa noche instalaron tres telescopios, por la cantidad de personas que éramos, nos subíamos a unas escaleritas para poder ver por la lente, apreciamos: la Cruz del Sur, Alfa y Beta, la Constelación de Géminis, Orión, Can Mayor y Sirius que se encuentra a la una distancia de 8.5 años luz. Además de ver unas tres o cuatro estrellas fugaces.
Es una vivencia que recomiendo a toda persona que pueda hacerla. Es emocionante, la verdad es que se me "erizó la piel", es conmovedor y realmente nos hace recordar el gran país que tenemos, por lo menos a mí logró emocionarme.

Lo único que recomiendo es hospedarse en las cercanías, puede ser en: Tamberías, Barreal o Calingasta, ya que la vuelta la emprendimos a las 23.45hs por un camino de ripio para nada transitado y sin señal de celular. En un momento se me hizo largo el trayecto, nos encomendé a Dios de que no nos pasara ningún imprevisto y que llegáramos bien a destino.

Les dejo varias fotos para que vean parte de esa inmensa belleza de nuestro país.  


 


































































Espero que les haya gustado este viaje "virtual" en tiempos en los que se podía viajar!

Que se encuentren todos bien de salud y que pronto volvamos al ritmo cotidiano.
Cariños.
Vero.

PD: Sin querer, porque pensé que no lo iba a registrar o que estaría trabajando, pero ese día  (2 de julio de 2019) salimos 10 minutos antes de la escuela y pude ver el eclipse total de Sol. Iba desde Rosario a Roldán, de este a oeste, por la autopista y lo ví de frente!...Ahí recordé lo que nos dijeron 2 meses atrás en la visita guiada!
Casualidades o causalidades, según se crea.
 



Tres años atrás y una rodilla biónica...

Tres, sí 3 años. No podía ni moverme y ahí sí literalmente fueron 40 días en cama, si me médico me detallaba lo que iba a ser el posoperatorio creo que aún estaría pensando en operarme o no, sin muchas explicaciones específicas, hay veces ha mayor ignorancia más feliz se es.

El porqué del título, según el diccionario de la Real Academia Española biónico, ca significa: 

Del ingl. bionic, y este de bio- 'bio-' y electronic 'electrónico'.
2. adj. Obtenido por procedimientos biónicos. Se le implantó un brazo biónico.
3. f. Tecnol. Aplicación del estudio de los fenómenos biológicos a la técnica de los sistemaselectrónicos y 
mecánicos.
4. f. Med. Desarrollo de órganos artificiales que recuerdan el funcionamiento natural por medioselectromecánicos.
Fue una intervención de en mi rótula izquierda, implante de 2 tornillos y 2 roscas, y injerto de cartílago propio, que fue lo más doloroso en cuanto a cicatrización. Me rozabas un cabello y me dolía hasta la punta del dedo gordo del pie, literal.


Fue casi un año antes que me mentalicé que tenía que operarme, fue mucho tiempo de convivir con dolor...Lo traté en terapia: tenía que bajar de peso, mi mayor miedo el posoperatorio, la rehabilitación, ¿quién me iba a cuidar tanto tiempo? Porque necesitaba que cuidaran de mí, desde abrir la puerta hasta acompañarme al baño.

Acondicionar un departamento que no tenía gas natural a convertir todo en eléctrico, las comidas, un auto (que por meses fue a la casa de mi hermano) y todo el circo en el que vivimos.
Mi mamá estuvo las primeras 3 semanas conmigo, viviendo en el departamento, que a todo esto estaba sin gas en el edificio desde octubre pasado, un detalle no menor, aunque me había ocupado de acondicionar todo lo que fuese la parte eléctrica del mismo.

   

 

En el mientras tanto, mis amigos y mi hermano (no tengo una familia numerosa por eso siempre digo que mis amigos son para mí la familia que uno elije) hacían postas para pasarse las llaves de mi depto. para poder venir a cuidarme, visitarme o entretenerme, esos ratos compartidos que me dedicaron eran un mimo para mí, con algunos hablábamos día x medio a pesar de los km de distancia ahí estaban, al pie del cañón.

Es difícil para una persona independiente, algo exigente y auto suficiente también, depender de otros para todo, aunque sea transitoriamente.

Acá con Noe, creo que fue al mes de operarme y
me trajo un almuerzo chatarra de los que extrañaba

Agradezco infinitamente a mi Médico traumatólogo y a mi Kinesiólogo por toda su profesionalidad y humanidad. Soy una convencida que a las personas y las circunstancias te las pone Dios en el momento indicado. Y así fue con ellos, pusimos fecha, y ahí nomás le dije a médico que me iba a viajar porque después no lo iba a poder hacer por meses y así fue, él me indicó que hacer por si se me hinchaba en las caminatas y por el viaje...Todo salió según lo esperado y hasta mejor. Porque en mi vida todo hecho importante se resuelve con un viaje, y esto lo meritaba, también para festejar el éxito de la operación fue con otro viaje, donde necesitaba manejar yo, pero antes fui a Alcorta como para practicar, porque debo decir que me costó mucho volver a poder estacionar bien, parecía que se me aflojaba la rodilla cuando apretaba mucho el embrague.

Si me preguntan mi mayor temor nunca fue la cirugía en sí, ni a la anestesia total, ni a rechazar las prótesis porque en eso estaba segura del profesional en el que ponía mi vida en sus manos, literal. Que diríamos sería lo normal, mi miedo era al posoperatorio y creo que eso todos los sabían aunque sea implícitamente.

Un GRACIAS enorme a todos los que estuvieron conmigo en ese momento tan importante de mi vida.
Y un GRACIAS así de grande a Dios por todo!, lo bueno y lo malo, por sostenerme siempre.

Este post fue escrito más a modo de diario íntimo que como blogger (que obviamente no lo sería jaja), solo intento rescatar lo bueno que la vida nos da, aunque en estos momentos no es sencillo verlo. 

Hasta pronto. 
Cariños.
Vero.  

Veronica Godoy. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.